El ario superior

Usualmente escribo de mujeres pero hoy, sin que sirva de precedente, lo haré sobre un hombre; se llamaba Maximilian y fue un soldado de élite en el ejército de Hitler.

Maximilian nació en Pomerania en 1905 y pronto destacó por sus tremendas facultades físicas; por eso, cuando su padre le llevó al cine a ver un combate de boxeo entre el mítico Jack Dempsey y George Carpentier supo en seguida lo que quería ser: boxeador.

Nunca destacó demasiado como púgil, para el público era demasiado cerebral y cuidadoso, muy lejos de la bravura de su ídolo Jack Dempsey, pero esta forma de pelear le deparó una larguísima serie de victorias. Una carrera poco espectacular pero sólida le llevó a pelear contra Jack Sharkey por el campeonato del mundo de los pesados e inesperadamente ganó: Sharkey fue descalificado por propinar un golpe bajo. Tras esta victoria perdió el título en el match revancha y, tras sufrir una brutal paliza ante Max Baer que le hizo pensar en la retirada, volvió a su Alemania natal para casarse. Corría el año 1933 y el nazismo asomaba su feroz cara.

Para sorpresa de todos Maximilian no abandonó el boxeo sino que volvió a combatir y sorprendentemente le llegó la oportunidad de pelear contra quizá el mejor peso pesado de todos los tiempos: Joe Louis «El Bombardero de Detroit». Ese combate era un suicidio para Maximilian, pero se cuenta que este estudió películas de los combates de Joe Louis (el cine era una tecnología novedosa entonces) analizó su forma de pelear y decidió cuál era la estrategia adecuada para tratar de hacer frente a aquel superdotado. La inmensa autoconfianza de Joe Louis hizo el resto: el 19 de junio de 1936 Maximilian (Max) Schmeling derrotó contra todo pronóstico al increíble púgil norteamericano por KO en el duodécimo asalto.

El delirio se desató en Alemania, un ario derrotaba a un invencible negro demostrando la superioridad de su raza, Hitler usó de todo su poder para fotografiarse comiendo con Max y rápidamente comenzaron las presiones para que el púgil de Pomerania se afiliase al partido nazi.

Ocurría, sin embargo, que a Max los nazis no le hacían ninguna gracia; su manager, un tipo llamado Joe Jacobs y con quien Max estaba muy unido, era judío y a Max, además, lo de la superioridad de la raza aria le traía al fresco: él sabía que Joe Louis era mucho mejor que él y que aquella victoria no volvería a repetirse nunca.

Cuando en 1938 Schmeling perdió por KO ante Louis en el Yankee Stadium su suerte quedó sellada con el régimen nazi y sus jerarcas decidieron ajustarle las cuentas. Que Max Schmeling ayudase a su manager y a su mujer a huir de Alemania y que lograse salvar a dos niños judíos tampoco le granjeó demasiadas amistades entre las autoridades del momento.

Dándole vueltas al asunto a los responsables del tema se les ocurrió que el mejor fin que podía tener el rebelde púgil ario era morir combatiendo gloriosamente por Alemania y su Führer, de forma que lo incorporaron a una unidad de Fallschirmjaëger, los famosos paracaidistas alemanes, un cuerpo de élite donde las posibilidades de morir estaban garantizadas. Max, además y para mayor seguridad, fue enviado en primera linea a la campaña que más muertos causó a aquellos guerreros, la de Creta. En esa campaña la pérdida de vidas de paracaidistas fue tan alta que Hitler, espantado por el número de bajas, no volvió a usarles para misiones aerotransportadas.

Sin embargo Max no solo sobrevivió a la campaña de Creta sino también al resto de la guerra de forma que, cuando acabó, pudo encontrar trabajo como representante de la Coca-Cola en Alemania y, listo como era, amasar una pequeña fortuna.

Mientras tanto, en el otro lado del Atlántico, su archienemigo Joe Louis, menos sensato que Max, había gastado la inmensa fortuna que había ganado con el boxeo y ahora vivía en la pobreza.

Nunca le faltó a Louis un cheque oportuno de su amigo Max para salir de problemas y cuando enfermó, aquel representante de la raza aria a quien Louis había noqueado y había partido dos costillas en el Yankee Stadium, fue quien se hizo cargo de los gastos médicos. Finalmente, cuando Joe Louis falleció en 1981, el viejo paracaidista alemán fue también quien pagó su entierro.

Max Schmeling falleció el 2 de febrero de 2005 a los 99 años de edad, querido por todos y recordado como nunca se ha recordado a ningún otro púgil en el mundo del boxeo: como una buena persona que una vez ganó el campeonato del mundo de los pesos pesados y como el tipo que tuvo el coraje de decirle no a Hitler.

Una elección bien sencilla

Una elección bien sencilla

Dice el canon de la misa que el vino que se ha de utilizar ha de ser «fruto de la vid y del trabajo del hombre». Mucho se ha discutido sobre qué vinos cumplen con la exigencia de ser natural y puro, es decir, no mezclado con sustancias extrañas, como exige la Instrucción General del Misal Romano, pero yo tengo para mí que, si se analizase con cuidado cualquier vino, en la actualidad prácticamente ninguno cumpliría con esta exigencia. Cuál ha sido clarificado con bentonita, todos han oido hablar de la pajuela de azufre y no pocos incluso de otras sustancias menos nombrables.

Pero yo no quiero hablarles hoy del fruto de la vid sino del trabajo del hombre, porque, de este trabajo, se derivan casi más consecuencias para la sapidez del vino que del propio fruto de la vid y ningún vino ejemplifica mejor este milagro que el vino de Jerez (¿o no?).

Un experimento interesante que puede usted realizar un día que salga a comer es pedir un vino de la Tierra de Cádiz (Barbadillo por ejemplo) y compararlo con una manzanilla de Sanlúcar o un fino de Jerez, pongamos por caso Tío Pepe. Bastará mirarlos para ver las diferencias pero si, además, usted los prueba, cosa que le encarezco, comprobará que tienen sabores y olores muy diferentes. Ambos son producto de la misma uva (la Palomino) pero están vinificados de manera muy diferente: el Barbadillo de la forma estándar en que se vinifica el vino en todo el mundo y la manzanilla o el fino en la forma única y exclusiva con que se elaboran los vinos de Jerez.

El vino de Jerez, un prodigio de la naturaleza que España tiene la suerte de poseer en exclusiva, fue cantado admirablemente por el mismísimo Shakespeare quien, en su obra Enrique IV, dedica al Jerez una loa por la que morirían todos los viticultores del mundo:

Si yo tuviera mil hijos, el primer principio humano que les enseñaría sería el de abjurar de las bebidas flojas y entregarse al jerez.

Edgar Alan Poe nos enseñó en «El barril de Amontillado» que al idiota se le conoce por parecerle meritorio distinguir un fino de un amontillado y, en fin, no ha habido personaje de fuste cultural que no haya encontrado en el Jerez fuente de inspiración y… sin embargo…

Sin embargo yo prefiero el vino cordobés de Montilla-Moriles.

El vino de Montilla-Moriles, vinificado de la misma forma que el vino de Jerez, goza de una ventaja que me hace preferirle pues, no usando de la uva Palomino sino de la Pedro Ximénez, no es preciso «encabezarlo» con alcohol sino que fermenta naturalmente y sin intervención ni adición de nada por el hombre.

Quizá no haya probado usted el vino de Montilla-Moriles y no sepa a qué carta quedarse, pues bien, si su marido o su mujer es abogado o abogada, no tiene más que acompañarle al Congreso de la Abogacía Independiente que tendrá lugar en Córdoba los días 29 y 30 de noviembre. Ella o él tienen un trabajo que hacer, usted sólo tiene que realizar una elección bien sencilla: o Moriles o Montilla.

Ubuntu

Ubuntu

Somos porque son, soy porque sois, sin vosotros no soy nada y sin mí, aunque me odies, eres un poquito menos.

La ética «ubuntu» se popularizó con la llegada al poder de Nelson Mandela y con los discursos del pastor anglicano Desmond Tutu. Buena parte del éxito de la joven y nueva República Sudafricana se debe a esta particular concepción Bantú de la humanidad.

A veces pienso en nuestro ejercicio profesional en términos de esa palabra zulú, ubuntu: ¿qué razón de ser tendría nuestra profesión si no existiese una ciudadanía que ve amenazados sus derechos fundamentales? ¿Qué otro sentido podría tener nuestro ejercicio profesional sino ese?

Hay quien ve nuestra actividad como un negocio pero hay quien todavía cree que esta profesión es algo más que eso. Porque existen ciudadanos con recursos limitados y que han de enfrentarse solos a corporaciones o instituciones con contactos, influencias y capacidades económicas virtualmente ilimitadas, es por lo que existe una abogacía independiente. Somos porque son.

Si algún día ellos desaparecen no tendremos razón de existir (en un mundo sin derechos los abogados sobran) pero, si un día nosotros desaparecemos, ellos dejarán de ser ciudadanos y serán meros súbditos a merced de los poderosos.

Sí, somos porque son, pero ellos también son porque somos y, por eso, cuando defendemos nuestra particular visión de nuestra profesión también les estamos defendiendo a ellos.

Es por eso que una de las mejores formas de defenderles a ellos es defender a esta abogacía que tú yo queremos. No es egoísmo, capricho ni apetencia, es que defendernos es una de las formas más eficaces de defenderles.

Por eso espero verte en Córdoba o en cualquier otro lugar, porque tenemos un trabajo que hacer juntos y tenemos que hacerlo mucho tiempo.

Buenos días y ubuntu.

Las buenas noches de un mal día

Acaba un mal día para esta región, parece que la lluvia va remitiendo y ahora toca hacer inventario de daños y reparar lo reparable.

Triste, muy triste, ha sido comprobar que en la administración de justicia el desbarajuste ha sido total. Protocolos inútiles y autoridades incapaces de tomar decisiones racionales por encima de la letra escrita han provocado un caos difícil de describir y superar. Suerte que toda esa descoordinación no ha costado ninguna vida, pero hoy, es necesario decirlo, se han puesto en riesgo innecesariamente las vidas de muchas personas.

Esta faltando tiempo para que la Administración de Justicia se coordine con las administraciones civiles y reforme y armonice sus protocolos con los de ellas, el lamentable espectáculo de hoy no puede volver a producirse.

Espero que todo esto no vuelva a repetirse, aunque no les miento si les digo que creo que espero en vano; porque aquí, hasta que no ocurre una desgracia, nadie parece cuidarse de nada.

Feliz noche. Descansen.

Comunicado Tribunal Superior de Justicia.

Desde los servicios de comunicación del TSJ de Murcia me hacen llegar este texto con el ruego de su publicación y así lo haré sin comentarios míos de ninguna especie.


#TSJ AVISO (resumen situación actualizado 13.00 horas)
El temporal obliga a mantener cerradas, hasta nuevo aviso, las sedes judiciales de los bb de #Molina de Segura, #San Javier, #Mula y Ciudad de la Justicia, en el partido judicial de #Murcia.

El resto de sedes permanecen abiertas al público para tratar de atender, en lo posible, a los profesionales y usuarios que requieran algún servicio, desarrollándose las actuaciones señaladas en las que los intervinientes han asistido.

El TSJ activó ayer a primera hora la alerta en sus 11 partidos judiciales, con la prioridad de mantener operativos, en la medida de lo posible, todos los órganos judiciales, en su condición de servicio público esencial para la comunidad.

Desde entonces, se han venido adoptando medidas individualizadas, en atención a la evolución de los acontecimientos en cada partido judicial. Como se ha venido informando, en algunos casos, los jueces competentes han suspendido las actuaciones que tenían programadas y, en otros, los magistrados decanos han procedido al cierre de edificios judiciales, intentando siempre, salvaguardar los servicios de guardia y las actuaciones de carácter urgente.

Desde el TSJ, tratando de compatibilizar la prestación del servicio público con la seguridad de todos: usuarios, profesionales y funcionarios públicos, se insiste en todo momento en la necesidad de atender a las indicaciones de protección civil.

Estrategias

Estrategias

«Ningún plan, por bueno que sea, sobrevive al primer contacto con el enemigo». La frase se atribuye al mariscal de campo alemán Helmuth Von Moltke e ilustra a la perfección lo que ocurre con nuestros planes en cuanto son puestos en marcha y empiezan a obtener los primeros resultados. Si se esperaba un resultado de cien y se produce un resultado de mil ya puedes envolver tu plan y guardarlo pues tendrás que planificar de nuevo y volverá a pasarte lo mismo.

Entonces ¿es mejor no hacer planes y dejar que todo ocurra a la buena de dios?

No, lo que hace falta es, sobre todo, inteligencia.

Gran parte del éxito táctico alemán ennlas guerras mundiales se debió a no considerar a sus soldados máquinas de cumplir órdenes (aunque las películas nos los presenten así, disciplinados y cabezacuadradas) sino como unidades inteligentes. Desde la época de Ludendorff se fue imponiendo la idea de que un soldado, para poder actuar eficazmente, debía poder tomar decisiones por sí mismo pero, para que esas decisiones fuesen correctas, debía conocer con precisión qué es lo que se esperaba de él. Un soldado, según esta doctrina, debía conocer, al menos, las intenciones de sus jefes hasta dos grados por encima de él. Así podría tomar por sí mismo decisiones que contribuyesen al interés general aunque estuviese aislado y sin posibilidad de recibir órdenes.

Si hay un ejemplo universal de ejército desorganizado (en apariencia) pero eficaz fue la guerrilla española. Tan eficaz resultó esta forma de organización que, dos siglos después de su aparición, en casi cualquier lugar del mundo es posible encontrar grupos armados que se denominan «guerrillas», incluso en inglés esta palabra se pronuncia es castellano. Mientras que los vistosos cuadros de infantería napoleónica y las cargas de caballería resultan antediluvianos comparados con los invisibles y metizados cibersoldados actuales, la guerrilla es perfectamente reconocible en sus formas de actuación hace dos siglos y ahora. La estrategia de los ejércitos ha cambiado pero la de la guerrilla no, desde Juan Martín El Empecinado a la última guerrilla de sudamérica pasando por las guerrillas chinas de Mao Tse Tung, esta forma de hacer la guerra ha seguido plenamente vigente.

Desde un punto de vista mucho más pacífico el economista de Harvard Jochai Benkler en su libro «The wealth of networks» pone a la guerrilla como ejemplo de una forma de economía social. Los guerrilleros españoles no eran soldados a tiempo completo; es verdad, sí, que contaban todos con unas herramientas susceptibles de ser usadas para la guerra (la faca o el trabuco) pero lo decisivo era la voluntad de la población de usarlas en defensa de una causa. Durante la guerra contra los franceses todos los guerrilleros y guerrilleras (que las hubo) tenían un objetivo común (la vuelta del miserable de Fernando VII y la expulsión de los franceses) y, con ese objetivo en mente, sabían perfectamente lo que se esperaba de ellos: causar tantos daños al francés como fuese posible y, para esto, se organizaban localmente en función de sus posibilidades o incluso de sus necesidades laborales y de tiempo. La mayoría de los guerrilleros eran insurgentes de noche y honestos labradores de día. Eran soldados a tiempo parcial.

Para Jochai Benkler, en la sociedad de la información se da una situación patecida a la de aquellos guerrilleros: hoy ya no tenemos trabucos y facas de Albacete pero disponemos de ordenadores en todas las casas. Movidos por un ideal común muchos ciudadanos y ciudadanas son capaces de coordinar sus esfuerzos en función de sus disponibilidades de tiempo; son muchas las personas que, en la actualidad, dedican una parte de su tiempo a pelear por una causa y lo hacen igual que lo hacían los viejos guerrilleros: peleando de noche tras acostar a los niños y trabajando de día para sacar su familia adelante y poder dedicar unos minutos de su vida a pelear por esas causas en las que creen.

¿Qué estrategia se le puede señalar a esos guerrilleros digitales?

Simplemente ninguna. La única estrategia posible es confiar en ellos y saber que operarán con inteligencia. Que, como las bandadas de pájaros o los cardúmenes de peces, la existencia de un objetivo, de una causa querida por todos, les hará volar o nadar juntos como si fuesen dirigidos por alguien, aunque, en la realidad, nadie les señalará el camino sino que ellos mismos lo elegirán.

Para una acción filantrópica, política, humanitaria o profesional importante en la sociedad de la información el mayor capital es la inteligencia y la seguridad de que nadie te dirá lo que tienes que hacer. Si quieres pelear eficazmente por una causa no esperes que nadie te diga lo que has de hacer (no hay planes estratégicos generales que resistan al primer choque con el enemigo) lo que has de hacer es aquello que tu inteligencia te dicte que has de hacer y que puede resultar útil a la causa.

Quizá no te parezca mucho pero Napoleón aprendió que no se podía acabar con ellos y los Estados Unidos acabaron marchándose de Vietnam simplemente porque no pudieron derrotar a las Guerrillas del Viet-Cong. Mujeres, como esta que se arregla con coquetería el pañuelo (no va a ir una a matar rusos sin arreglar) en un bosque de Chechenia, defendieron a sus hijos a tiros mientras sus maridos buscaban cómo causar más daño al ejército ruso.

Tan antiguo como el sitio de Zaragoza y tan moderno como Internet.

Y ahora estoy yo pensando ¿por qué les habré contado yo a ustedes esto?

Olesya

Olesya

He escrito bastantes posts sobre mujeres en Facebook y, una buena parte de ellos, sobre mujeres rusas. Hoy voy a tener que escribir sobre otra mujer rusa que, con seguridad, ustedes no conocen. Se llama Olesya Soldatova y sé que no tiene Facebook.

Esta mañana, mientras trabajaba en mi despacho, me ha llamado un compañero de Murcia y me ha dicho que si podía verme, que tenía un encargo para mí. Me he quedado estupefacto y cuando le he preguntado qué era me ha dicho que tenía que entregarme una cosa. He salido del despacho, me he encontrado con él, hemos entrado en una casa de comidas para no cumplir el encargo en medio de la calle e, inmediatamente, me ha dado una camiseta. Pero la camiseta no era una camiseta cualquiera.

La camiseta estaba comprada en la localidad rusa de Uliánovsk (en ruso: Ульяновск) a orillas de los ríos Volga y Sviyaga en Rusia,unos 893 km al este de Moscú, y representa un dibujo del Sputnik-1 con la fecha conmemorativa de su lanzamiento el 4 de octubre de 1957.

Me he quedado estupefacto ¿por qué traía eso para mí?.

El compañero me ha hablado entonces de una mujer rusa, Olesya, de que conocía mi afición a la historia de la astronáutica, de que le habían contado las historias que yo escribía en mi blog sobre la carrera espacial y, sobre todo, que le gustaban mucho las historias de mujeres rusas que pongo en él de vez en cuando y que por eso, Olesya, al ver la camiseta de la foto, decidió comprarla y hacérmela llegar.

Creo que no puedo explicarles la sensación de ternura y alegría que me ha embargado, no daba crédito a mis ojos, así que inmediatamente me he puesto la camiseta y me he tomado la foto que ven.

Y ahora a lo que importa: Olesya, quiero que sepas que esta es de las que no se olvidan nunca, sé que no vas a leer este post pero que, igual que acabaste pudiendo llegar a los post anteriores, estoy seguro que antes o después leerás o te leerán este. Un día he de agradecerte esto, te lo prometo por el traje de cosmonauta de Valentina Tereskhova. Hoy me has hecho feliz. Muchísimas gracias Olesya.

спасибо большое, Олеся Солдатова !!!!!