Así en la tierra como en el cielo

Muchos felicitan hoy el solsticio de invierno (o lo hicieron hace un par de días) por la cosa de no felicitar la navidad, fiesta religiosa —dicen— y por tanto ajena a una sociedad moderna y laica. Bueno.

Responder con acierto a por qué los hombres celebran en el solsticio de invierno algunas de las principales fiestas de sus religiones exigiría un estudio pormenorizado de todas las religiones que en el mundo han sido, yo, por mi parte, tengo mi propia tesis y es que, estoy convencido, que estas celebraciones cobraron fuerza y pujanza con la aparición de las primeras civilizaciones basadas en la agricultura, en Mesopotamia, Egipto o incluso en Mesoamérica.

Decidir cuándo se ha de arar, sembrar o llevar a cabo las labores agrícolas, exige conocimientos bastante profundos de astronomía. ¿Cómo sabemos cuando llega la primavera o el invierno o cualquiera de las otras dos estaciones? No hay más que una forma de saberlo y esta es observando el cielo.

Cuando el sol deja de desplazarse en sus salidas y puestas y sale y se pone dos días seguidos por el mismo sitio del horizonte iniciando un desplazamiento inverso, esos días en que el sol parece pararse (sol stitium), marcan los comienzos del invierno y el verano, dos fechas fundamentales para cualquier civilización basada en la agricultura. Complementariamente, cuando las horas de luz solar se igualan a las de la noche (equi noccio) se fijan los principios de la primavera y el otoño.

Pareciera que el destino de la naturaleza, las fechas de siembra y siega y los ciclos del crecimiento de las plantas, estuviesen regidos por el sol en su camino sobre el horizonte y, por ello, no es extraño que los sacerdotes mesopotámicos dedicasen buena parte de sus esfuerzos a estudiar el cielo y a construir zigurats para poder observarlo más de cerca, pues, si el sol regía los ciclos de la vida, ¿por qué otros astros no iban a regir otros aspectos de la vida? Y así empezó la astrología.

Parece que en culturas no agrícolas formadas por cazadores recolectores la influencia celestial pesaba menos y tendían a ubicar sus dioses no en el cielo, junto al sol, la luna y las estrellas, sino en la tierra, en bosques, montañas u otros lugares numinosos… o encarnados en animales de especial significado. Lo de que unas mismas leyes rigiesen los ciclos —así en la tierra como en el cielo— parece más propio de civilizaciones del creciente fértil de que de hordas de Cro Magnones peregrinos por los bosques.

Los primeros imperios, todos ellos fundados en el desarrollo de la agricultura, vincularon sus deidades al cielo y a los astros que viajaban por él y no es extraño que, en el solsticio de invierno, fecha donde los días comienzan a ser más largos y se anuncia con el renacimiento del sol la explosión de vida que tendrá lugar en la primavera, casi todas las religiones de civilizaciones agrícolas estableciesen alguna festividad; la lista es interminable: desde Huitzchilopotzli en Mesoamérica a Mitra en el oriente mediterráneo pasando por el Sol Invictus romano.

Por cierto, ahora que se habla de la fijación de la Navidad el 25 de diciembre como un acuerdo tomado en el Concilio de Nicea, es bueno recordar que el emperador que presidió dicho concilio —sedicentemente católico— no era otro que el emperador Constantino, en ese momento Sumo Pontífice de la Religión del Sol Invicto, el cual, curiosa coincidencia, también celebraba su natividad el 25 de diciembre, como Huitzchilopotzli, como Mitra y como tantos otros.

Este de un concilio católico presidido por un gentil da que pensar… ¿fue un concilio solo de católicos aquel?

Lo sabremos cuando las listas de asistentes puedan examinarse.

4 comentarios en “Así en la tierra como en el cielo

  1. Querido Jose Que El nos rescate del dolor y la fatiga, de las servidumbres del hombre viejo. Vayamos al pesebre a ver al Niño Dios, y nos dirá en silencio que nuestra condición humilde y llena de defectos y miserias es también la Esperanza de nuestra grandeza y dignidad de hijos de Dios en el Hijo. Un abrazo fraterno compañero!

    El lun., 24 de diciembre de 2018 17:43, El blog de José Muelas escribió:

    > José Muelas posted: “Muchos felicitan hoy el solsticio de invierno (o lo > hicieron hace un par de días) por la cosa de no felicitar la navidad, > fiesta religiosa —dicen— y por tanto ajena a una sociedad moderna y laica. > Bueno. Responder con acierto a por qué los hombres celebr” >

    Me gusta

  2. *Hola Pepe. *Sobre si* la Navidad es un invento pagano*, una fecha establecida por los cristianos para competir con la fiesta del Sol Invicto de los romanos? pudiera ser que no….

    https://www.religionenlibertad.com/cultura/81193882/Los-cristianos-antiguos-no-copiaron-la-fecha-de-Navidad-a-los-paganos-mas-bien-fue-al-reves.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=31&tipo=3&identificador=81193882&id_boletin=40006855&cod_suscriptor=730564

    Samuel J. Mier Álvarez

    Abogado http://about.me/samuelmier

    *abogados**villacis* Calle Pintor Villacis, 4, 3ºB 30003 – Murcia Tfno: 968 212000 Fax: 968 210996

    Aviso Legal: Este mensaje y los ficheros que puedan ser adjuntados son confidenciales. Los mismos contienen información reservada que no puede ser difundida. En virtud de los artículos 13 y 14 del RGPD le comunico que sus datos, que obran en mis archivos, han sido incluidos en un tratamiento de datos debidamente redactado cuyo responsable es Don Samuel Julio Mier Álvarez, Letrado ICAMUR. Sus datos han sido recabados como necesidad legal para la prestación del servicio contratado o solicitado, en relación con procedimientos judiciales, o bien porque usted ha manifestado la voluntad expresa de mantener algún tipo de relación con nosotros. Usted podrá ejercer sus derechos ante el Responsable del Fichero Don Samuel Julio Mier Álvarez, Abogado, con domicilio sito en la Calle Pintor Villacis, 4, 3ºB 30003 (Murcia), samuelmier@icamur.org Los datos serán mantenidos el tiempo que marquen las leyes españolas y en caso de no existir relación mercantil, sus datos serán mantenidos durante un año, o durante el tiempo preciso de prescripción de las acciones por responsabilidad civil o profesional correspondientes. Tiene los derechos reconocidos en el Reglamento General de Protección de Datos, derechos ARCO, a solicitar la portabilidad de los mismos, suprimirlos, oponerse al tratamiento y solicitar la limitación de éste. Si considera que sus derechos no se atienden debidamente, tiene derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, cuyos datos de contacto son: Teléfonos: 901 100 099 91.266.35.17; Dirección Postal: C/ Jorge Juan, 6 28001-Madrid; Sede Electrónica https://sedeagpd.gob.es/sede-electronica y página web http://www.agpd.es

    El lun., 24 dic. 2018 a las 17:43, El blog de José Muelas () escribió:

    > José Muelas posted: “Muchos felicitan hoy el solsticio de invierno (o lo > hicieron hace un par de días) por la cosa de no felicitar la navidad, > fiesta religiosa —dicen— y por tanto ajena a una sociedad moderna y laica. > Bueno. Responder con acierto a por qué los hombres celebr” >

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s