¡Feliz año Turing! (Los diez auténticos revolucionarios de la sociedad de la información).

Alan Turing

Dentro de mi ranking de los “auténticos revolucionarios de la sociedad de la información” necesariamente tiene que estar Alan Turing (1912-1954); y no al final de la lista sino probablemente en uno de los tres primeros puestos. Ocurre, sin embargo, que este año, un comité de científicos ha decidió celebrar el “Año de Turing” conmemorando el centenario de su nacimiento y, debido a ello, he decidido alterar el orden de mi lista para dedicar este primer post del año, del año de Turing, a él.

Alan Turing, como comprobará quien tenga la paciencia de seguir leyendo, fue víctima de las mayores humillaciones por parte de la nación que le debía en gran medida a él su victoria en la Segunda Guerra Mundial. Este año, científicos de la nación que tanto le debe y que tan mal le pagó, han organizado este año de Turing en su memoria, para que Inglaterra sepa cuanto de le debe y el mundo conozca a uno de los científicos que más hicieron porque fuese posible la sociedad de la información que hoy disfrutamos.

Turing, conoció en Harvard a personalidades de la talla de Gödel y Von Neumann y en 1936 redactó uno de los manifiestos fundacionales de la sociedad de la información “On computable numbers with an application to the Entscheindungsproblem”, documento que contenía el diseño teórico de una computadora a la que, andando el tiempo, se la conocería como la “Máquina de Turing” (The Turing Machine) al tiempo que resolvía las cuestiones de Hilbert sobre la decidibilidad (Entscheindungsproblem).

En términos lógicosel problema de la decidibilidad se plantea la cuestión de si existe algún algoritmo o proceso definido que pueda determinar si un postulado determinado es susceptible de ser probado o no. Otras formulaciones del problema implican si existe algún método o algoritmo que permita generar los dígitos de “pi”, o de la raíz cuadrada de 2, hasta cualquier nivel de precisión que deseemos.

En aquella época tal tipo de cálculos solían ser efectuados por personas que, provistas de tablas y fórmulas, efectuaban las operaciones siguiendo rigurosamente conjuntos de reglas preestablecidas. A esas personas que realizaban los cálculos, generalmente mujeres, se les llamaba “computadoras” (computers).

Turing sabía que, si el podía sistematizar como trabajaban aquellas “computadoras” humanas el podría atacar el problema de la decidibilidad.

Fundándose en tales observaciones, en “On Computable Numbers” Turing describió una máquina de computación universal que podría computar cualquier secuencia de números que fuese computable escribiendo las correspondientes tablas de instrucciones; la máquina de Turing podría emular a cualquiera de las máquinas de cálculo existentes y sería por ello universal.

Aunque el hecho de que existan máquinas que pueden llevar a cabo diferentes tipos de cálculos parece obvia hoy día, la idea de Turing era revolucionaria en aquellos tiempos. Desde entonces hasta hoy todas las computadoras emulan a la “máquina de Turing”.

Turing que, como yo, era un apasionado del ajedrez, llegó años después a concebir un programa para jugar al ajedrez que, efectivamente, funcionó correctamente; si bien, dado que no existían máquinas capaces de ejecutarlo, los cálculos los efectuaba simplemente usando lápiz y papel. Naturalmente aquel programa no jugaba del todo bien, pero la simple idea de que se crease el algoritmo para una máquina pensante sin que tal tipo de máquina existiese resulta muy ilustrativo para aquellos que desprecian la “teoría”. Un día les enseñaré aquella partida, pero, de momento, sigamos con la vida de Alan Turing.

La publicación en 1936 de “On Computable Numbers” pasó desapercibida pero, diez años después, tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, ya era considerado como uno de los documentos seminales, uno de los manifiestos, de la revolución cibernética.

Durante la Segunda Guerra Mundial Turing fue reclutado como uno de los científicos que, en Bletchley Park, debían tratar de romper los sistemas criptográficos alemanes (la máquina “Enigma”) para descifrar los mensajes del ejército alemán. Las ideas de Turing transformaron por completo la criptografía y el criptoanálisis y dieron lugar a la entrada en escena de cada vez mejores máquinas pensantes. Toda la historia de Alan Turing y sus compañeros en Bletchley Park para desentrañar los secretos de la máquina Enigma es apasionante y, desde luego, no cabe en este post. Para quien quiera ampliar sus conocimientos en esta materia le recomiendo muy vivamente que lea los trabajos de Román Ceano en http://www.kriptopolis.org/la-maquina-enigma le aseguro que disfrutará de la mejor lección de historia posible, no ya sobre criptografía, sino sobre historia de la Segunda Guerra Mundial.

La ruptura del código germano permitió al alto mando inglés conocer de antemano las órdenes alemanas a sus tropas, aviones y, sobre todo, submarinos, de forma que Inglaterra pudo sobrevivir a la maquinaria militar alemana merced al uso de la información que Turing y sus compañeros facilitaban desde Bletchley Park. Este fue uno de los secretos mejor guardados de la Segunda Guerra Mundial y el secreto que, quizá, acabó costándole la vida a Turing.

Acabada la Segunda Guerra Mundial, Turing, como Von Neumann y otros, dirigieron su atención a la creación de computadoras digitales. En 1946 publicó su primer borrador de “Proposed Electronic Calculator” para la construcción de una de aquellas computadoras digitales. Turing señaló que esas computadoras digitales programables podrían tener un hardware fijo y simple, que deberían disponer de una buena cantidad de memoria y que, merced a los diversos programas, debidamente jerarquizados y divididos en subrutinas, podrían realizar tareas notables e incluso “jugar muy bien al ajedrez”. Incluso manifestó que podrían generarse programas capaces de aprender. Turing no pudo llevar a cabo su idea por sí mismo, la construcción de este ordenador diseñado en “Proposed Electronic Calculator” (conocido como ACE) fue encargado a personas distintas de Turing que se cuidaron muy mucho de que la figura de Turing fuese olvidada.

Turing incluso se planteó la posibilidad de la creación de inteligencia artificial y, para determinar si una máquina la poseía o no, ideó un test que ha pasado a la historia con el nombre de “El Test de Turing”, test que aún hoy día sigue vigente y que aún no ha superado ninguna máquina conocida. Todas estas ideas las vertió en otro de los manfiestos fundacionales de la sociedad de la información “Computing Machinery and Intelligence”, publicado en 1950.

A finales de los 50 la policía británica comenzó a interesarse por la homosexualidad de Turing. Se abrió contra él un procedimiento judicial por “perversion sexual” y se le obligó a seguir durante un año un tratamiento “órgano terápico” que incluyó castración química mediante inyección de hormonas (lo que le produjo un notable engrosamiento de sus pechos). La humillación social y física a la que se le sometió fue extrema; la misma sociedad a la que él había defendido durante años ahora lo hacía trizas. El 7 de junio de 1954 Turing apareció muerto tras comer una manzana envenenada. Tenía 42 años.

La historia de quien puso y por qué veneno en aquella manzana la trataremos otro día.

Los diez auténticos revolucionarios de la sociedad de la información: Tim Berners-Lee

Tim Berners Lee

En mi lista de los diez revolucionarios de la sociedad de la información no podía faltar Tim Berners-Lee.

Para aquellos, espero que pocos, que no sepan quien es, les diré que es la persona gracias a la cual usted usted puede leer esta página en su ordenador.

Tim Berners-Lee fue el creador del lenguaje “html” (hyper-text markup language) que es el lenguaje en el que se escriben las páginas web. Tim Berners-Lee fue también el creador del protocolo http (hyper text transfer protocol) que, para el que tampoco sepa lo que es, es el protocolo que permite transferir archivos html de un ordenador a otro a través de la red; si usted se fija, en la barra de direcciones de su navegador, antes de la dirección, aparece en primer lugar la cadena de caracteres “http”. Tim Berners-Lee nventó incluso los “url” que permiten nombrar y localizar recursos en internet como, por ejemplo, el de este sitio web http://www.josemuelas.com

En fin, Tim Berners-Lee es el creador de la web y del world wide web y, aunque sea sólo por eso, debe estar en mi lista de los verdaderos revolucionarios de las tecnologías de la información.

El sueño de un sistema de información hipertextual (eso es la web) no es privativo de Tim Berners-Lee; antes que él ya soñaron o entrevieron ese sistema visionarios de la talla de Vannevar Bush (Memex) o Ted Nelson (Xanadu) pero, sin duda, corresponde a Tim Berners-Lee el honor de haberlo llevado a la práctica y aún hoy día cuidar de él a través de su trabajo en el World Wide Web Consortium (W3C), organismo que regula los estándares de la web.

Las creaciones de Tim Berners-Lee ilustran a la perfección las paradojas que la sociedad de la información produce en quienes quieren juzgarla con estándares económicos tradicionales. Por ejemplo: La pregunta que más frecuentemente se le hace a nuestro protagonista en las entrevistas es: “¿Es usted rico gracias a su invento?”. Sir Tim Berners-Lee debe responder enfáticamente que no, que no es rico, que si un lenguaje se patenta y se cobra por su uso nunca alcanza a ser usado por todas las personas y esto ilustra muy significativamente hasta qué punto el sistema de patentes es pernicioso para el progreso de la humanidad en general y de la sociedad de la información en particular; por eso, Tim Berners-Lee siempre se ha mostrado un firme detractor de la posibilidad de patentar software.

A principio de los 90 Tim Berners-Lee conoció a Ted Nelson y su “Xanadu“, incluso compró su libro “Literary Machines” y se hizo seguidor de la visión democrática e igualitaria que suponía el proyecto Xanadu: Los recursos de los imperios debían estar al alcance de la mano de los ciudadanos comunes. Tim Berners-Lee consideró posible distribuir la información como las neuronas se distribuyen en el cerebro, de forma descentralizada y semánticamente enlazada, como en una red (web). La propuesta de Tim Berners-Lee era más modesta que el Xanadu de Ted Nelson pero, quizá por ello, tuvo un éxito espectacular. Tim Berners-Lee desarrolló su primera propuesta de la Web en marzo de 1989, pero no tuvo mucho eco, por lo que en 1990 y con la ayuda de Robert Cailliau, hicieron una revisión que fue aceptada por el CERN. Para esto diseñó y construyó el primer navegador (llamado WorldWideWeb y desarrollado con NEXTSTEP) y el primer servidor Web al que llamó httpd (HyperText Transfer Protocol daemon). Incluso fue Tim Berners-Lee quien bautizó a todo el sistema como “World Wide Web” tras abandonar su intención inicial de llamarlo TIM:MOI “The Information Mesh: Mine of Information” por considerarlo demasiado egocéntrico. (N.A. “La traducción del francés de “Tim:Moi” es verdaderamente egocéntrica).

El primer servidor Web se encontraba en el CERN y fue puesto en línea el 6 de agosto de 1991. Esto proporcionó una explicación sobre lo que era el World Wide Web, cómo uno podría tener un navegador y cómo establecer un servidor Web. Este fue también el primer directorio Web del mundo, ya que Berners-Lee mantuvo una lista de otros sitios Web aparte del suyo. Debido a que tanto el software del servidor como del cliente fue liberado de forma gratuita desde el CERN, el corazón de Internet Europeo en esa época, su difusión fue muy rápida. El número de servidores Web pasó de los veintiséis de 1992 a doscientos en octubre de 1995, lo que refleja cual fue la velocidad de la difusión de internet.

El que esto escribe se conectó por primera vez a internet en 1998 usando un Netscape Navigator, apenas siete años después de que el primer servidor web se instalase y, en ese ya lejano 98, los usuarios de internet y más concretamente del World Wide Web éramos legión. Aún sonaban cosas como gopher, pero la www era ya indiscutiblemente el servicio más popular de red.

Por eso, porque el servicio de información hipertextual que es el www ha cambiado nuestras vidas, es por lo que, a mi juicio, Tim Berners-Lee es uno de los auténticos revolucionarios de la sociedad de la información y su “Information Management: A proposal” (1989) y su “Weaving the web” (2000) dos de los manifiestos fundacionales de la sociedad de la información.