Altruistas y abyectos

Altruistas y abyectos

Ted Landsmark era abogado y llegaba tarde a un señalamiento. Había tenido problemas para aparcar y ahora, preso de esa ansiedad que muchos de mis lectores conocen tan bien, caminaba a toda prisa y sin pensar demasiado en lo que ocurría a su alrededor.

Lo que ocurría a su alrededor era una protesta. El gobierno había decidido acabar con la segregación racial en las aulas aunque ello supusiera que muchos alumnos se vieran obligados a desplazarse en autobús a sus nuevos colegios.

Joseph Rakes, un joven de Boston participaba en aquella protesta.

Aquel día también Stanley Forman estaba allí aunque este en calidad de periodista cubriendo la protesta para el American Herald.

Ted Landsmark no llegó a darse cuenta de lo que pasaba hasta que fue demasiado tarde. Él era un negro en medio de una protesta de blancos y el resultado, desgraciadamente, estaba escrito: Ted Landsmark fue cobardemente agredido y allí estaba Stanley Forman para documentar una de las escenas de la agresión que se convirtió en una imagen icónica de aquellos años.

En contra de lo que pueda parecer Joseph Rakes no alcanzó a Ted Landsmark con la bandera (falló por muy poco) pero eso, a esas alturas, importaba poco. Ted Landsmark había sido agredido instantes antes y ya estaba sangrando cuando se tomó esta fotografía.

Tratar de comprender por qué el ser humano, capaz de dar la vida por sus semejantes, es capaz de conductas tan abominables como esta es algo que no deberíamos despachar simplemente con un lamento o una condena. Comprender y corregir el origen de esta barbarie es algo sin lo que no podremos habitar un mundo cada vez más interconectado.