Morons (idiotas)

La obra de Banksy conocida como Morons (idiotas) y valorada en unos 100.000$ fue ayer quemada por sus legítimos propietarios, un grupo de personas que se identifica en twitter como @BurntBanksy , tras «tokenizarla» en un token (símbolo, ficha) no fungible  (más conocido por sus iniciales en inglés “NFT”, Non fungible token).

La obra representaba una subasta de arte en la que el cuadro subastado contenía la leyenda «No puedo creer, idiotas, que estéis comprando esta mierda».

El token no fungible que certifica la obra será subastado próximamente con fines benéficos.

Yo no dudo que la mayoría de mis lectores solventarán la lectura de este post con un simple «Hay mucho loco suelto por el mundo» pero, si algo nos enseña la experiencia, es que salvo los locos clínicos, nadie suele dar nada por nada pues la reciprocidad gobierna nuestras vidas desde que el primer mamífero amamantó a su primera cría.

Y, sentando antes que nada que los seres humanos no suelen ser idiotas en asuntos de dinero y que prefieren ganarlo a perderlo, ¿por qué creen ustedes que estas personas han montado este espectáculo?

Bienvenidos a la última frontera del FOMO: los NFT.

Legionarios a morir

Me ocurrió el Jueves pasado en la planta cuarta del Palacio de Justicia de Cartagena. Yo iba a revisar la tramitación de un expediente de testamentaría cuando me encontré, atascando la puerta de entrada del juzgado, a veinte o treinta personas cuyos rostros me resultaban vagamente conocidos. Cuchicheaban por lo bajo y sonreían, sobre todo sonreían.

Pronto caí en la cuenta de que se trataba de subasteros, una de las especies más repulsivas de las que habitan en el ecosistema judicial y, si sonreían, malo: alguien iba a perder algo que ellos iban a ganar y, de pronto, se oyó la voz destemplada por el alcohol de un hombre.

– ¡Buitres!

Seguir leyendo “Legionarios a morir”