Yo he jugado contra el Campeón del Mundo.

Supongo que cualquier persona que se inicia en una afición sueña, aunque sea de forma fugaz, con medirse contra el campeón del mundo de esa actividad; mi caso no fue distinto cuando en la adolescencia comencé a practicar el juego del ajedrez. Es verdad que deseé poder medirme alguna vez contra el Campeón del Mundo de la especialidad, pero no en una partida cualquiera, no en una partida de exhibición o en la primera ronda de un torneo donde el azar me emparejara con él, sino en la ronda final de un torneo importante, en una partida en la que estuviera en juego el primer puesto de dicho torneo y, a ser posible, con una abundante bolsa en metálico en juego; es decir, en una partida decisiva donde él tuviese que rendir al máximo.

Tal sueño, por supuesto, no era más que un sueño, puesto que no soy profesional del ajedrez y éste juego, por su complejidad y especiales características, exigen una dedicación exclusiva si se quiere tener un buen nivel de juego; y, sin embargo, el destino me reservaba una sorpresa aquel veintiuno de noviembre de 2004 cuando, casi por casualidad, me inscribí en el Masters que organizaba el Hotel Bali de Benidorm. Seguir leyendo “Yo he jugado contra el Campeón del Mundo.”