El Juego de la Profecía

Le propongo un juego —algo más que un juego— que quizá suponga un reto para usted. Si es tan amable dedique unos instantes a leer las instrucciones porque, en realidad, son bastante simples.

  1. Usted ha de elegir un número del 1 al 100 en la lista desplegable del formulario que hay abajo.
  2. Los números recibidos se sumarán y se extraerá la media (si se reciben por ejemplo tan sólo dos números “5” y “8” se sumarán ambos y el resultado se dividirá por dos, la media será “6,5”). Si el resultado es un número decimal se redondeará al número entero inferior, en el caso del ejemplo al “6”.
  3. Ganará el juego aquel de los participantes cuyo número elegido esté inmediatamente por debajo de la media que arroje la votación. Por ejemplo, si la media de todos números recibidos es “57” ganará el juego aquel o aquellos jugadores que hayan elegido el “56”.
  4. No sé exactamente qué premio otorgar pero al ganador/a o ganadores/as por lo menos les invitaré a unas cañas con tapa. (Si residen lejos de mi ciudad les entregaré el premio tan pronto como pase por la suya) y les mandaré un papel manuscrito acreditativo de su triunfo. Si lo desean también publicaré su éxito en mi blog.

Como ve la dificultad del juego está en que usted ha de adivinar (profetizar) cuál será la media resultante de la votación de los demás jugadores y, en ese caso, apostar por el número inferior. No crea que es fácil, los demás jugadores también quieren ganar, así que, antes de apostar por un número, dedíquele un rato a reflexionar sobre qué harán sus adversarios.

Pueden apostar hasta el 4 de octubre (tienen como máximo un mes para decidirse). El sábado 9 de octubre daremos a conocer el resultado.


 

El origen de la Justicia, evolución y teoría de juegos (IV): Los chimpancés y el juego del ultimátum

       Ya he manifestado en otros post sobre éste mismo tema que considero que el origen de la justicia hay que buscarlo más bien en la evolución y en la teoría de juegos que en otras instancias. Recientemente, leyendo uno de mis weblogs favoritos “La lógica del titiritero“, he encontrado un artículo relacionado con un estudio efectuado con chimpacés a los que se planteó el juego que, en teoría de juegos es llamado el juego del ultimátum. Seguir leyendo “El origen de la Justicia, evolución y teoría de juegos (IV): Los chimpancés y el juego del ultimátum”

El origen de la Justicia, evolución y teoría de juegos (III): Una historia de la prehistoria.

       En los post anteriores sobre éste tema vimos, gracias al dilema del prisionero y al juego de halcones y palomas que pueden aparecer conductas altruistas en un entorno donde la moralidad no está presente en absoluto.

En el caso del dilema del prisionero ya vimos que, si se jugaba de forma reiterada, finalmente los participantes acababan cooperando; vimos también que una conducta agresiva y de dominio no es siempre la mejor para tener éxito evolutivo y que la naturaleza sabe premiar también a los pacíficos frente a los más fuertes.

Los juegos y las situaciones que generan la necesidad de cooperar entre los hombres son mucho más frecuentes de lo que en principio pudiese pensarse aunque pueda parecer, y de hecho casi siempre lo parece, paradójico.

Partiendo de lo aprendido con esos juegos, permítanme proponerles un último juego antes de que pase a entrar de lleno en las conclusiones y en lo que yo pienso sobre el origen de la justicia. Éste último ejemplo de juego que voy a proponerles ocurrió hace unos 28.000 años, cuando la última familia de lo que fueron los restos de una tribu Cromagnon bajó desde la meseta y, caminando hacia el Sur, llegó hasta las cercanías de un enorme promontorio de piedra que, pasados los años, se llamaría Gibraltar. Seguir leyendo “El origen de la Justicia, evolución y teoría de juegos (III): Una historia de la prehistoria.”

Justicia, evolución y teoría de juegos (I): El dilema del prisionero.

Hará unos dos meses manifesté en otro post de éste blog que veía más vinculados los principios de justicia a la teoría de juegos y a la evolución que a fantasmales instancias sobrenaturales o principios eternos. Como algún compañero jurista me ha hecho notar que afirmar cosas tan graves sin aportar el más mínimo razonamiento puede parecer una frivolidad, es por lo que creo que ha llegado ya el momento de dedicar una serie de post a justificar tal afirmación.

Para que lo que voy a exponer (que la justicia es un producto de la evolución y la teoría de juegos) sea comprendido, es preciso antes, siquiera sea de forma somera, exponer qué son la teoría de la evolución y la teoría de juegos. No lo haré respecto de la teoría de la evolución pues, aunque sea superficialmente, es de sobra conocida. Sí lo haré respecto de la teoría de juegos ya que, en conversaciones con otros juristas, he detectado que es para ellos una absoluta desconocida. A explicar de forma somera qué es la teoría de juegos y un ejemplo clásico de la misma, va destinado éste post. Seguir leyendo “Justicia, evolución y teoría de juegos (I): El dilema del prisionero.”