Memoria de monos y cultura humana

El otro día, hablando de la incultura del pulpo, les dije que los chimpancés eran superiores mentalmente a los humanos en muchos aspectos ybque, si alguien lo dudaba, que me lo dijera. Ninguno de mis seguidores lo puso en duda, lo que demuestra que, o bien tienen mucha fe en lo que les cuento, o bien no me hacen ni puñetero caso, o bien —como yo creo— mis lectores pertenecen al grupo de los “homo” (y mulieribus) bastante más “sapiens” que el resto.

Como, de todas formas, creo que alguno de ellos no quedó convencido de lo que le dije hoy, si me lo permiten, haremos un experimento y les pondré a competir contra un chimpancé. Si pierden no se acongojen, yo he perdido todas las partidas y mi moral no ha bajado lo más mínimo.

El juego es el siguiente: un ordenador les mostratrá en la pantalla números del 1 al 9, ustedes deben memorizarlos y luego ir tocando con el dedo los números del 1 al 9, pero cuidado, en cuanto toquen el 1 el resto de los números se convertiran en cuadrados blancos, de forma que deben ustedes memorizar su posición antes de comenzar el juego.

Ahora échense unas partiditas con este chimpancé y decidan quien es mejor a este juego y si, en este punto ellos o nosotros somos los más “sapiens”.

Mañana volveremos a hablar de pulpos, chimpancés, inteligencia y cultura.

El Juego de la Profecía

Le propongo un juego —algo más que un juego— que quizá suponga un reto para usted. Si es tan amable dedique unos instantes a leer las instrucciones porque, en realidad, son bastante simples.

  1. Usted ha de elegir un número del 1 al 100 en la lista desplegable del formulario que hay abajo.
  2. Los números recibidos se sumarán y se extraerá la media (si se reciben por ejemplo tan sólo dos números “5” y “8” se sumarán ambos y el resultado se dividirá por dos, la media será “6,5”). Si el resultado es un número decimal se redondeará al número entero inferior, en el caso del ejemplo al “6”.
  3. Ganará el juego aquel de los participantes cuyo número elegido esté inmediatamente por debajo de la media que arroje la votación. Por ejemplo, si la media de todos números recibidos es “57” ganará el juego aquel o aquellos jugadores que hayan elegido el “56”.
  4. No sé exactamente qué premio otorgar pero al ganador/a o ganadores/as por lo menos les invitaré a unas cañas con tapa. (Si residen lejos de mi ciudad les entregaré el premio tan pronto como pase por la suya) y les mandaré un papel manuscrito acreditativo de su triunfo. Si lo desean también publicaré su éxito en mi blog.

Como ve la dificultad del juego está en que usted ha de adivinar (profetizar) cuál será la media resultante de la votación de los demás jugadores y, en ese caso, apostar por el número inferior. No crea que es fácil, los demás jugadores también quieren ganar, así que, antes de apostar por un número, dedíquele un rato a reflexionar sobre qué harán sus adversarios.

Pueden apostar hasta el 4 de octubre (tienen como máximo un mes para decidirse). El sábado 9 de octubre daremos a conocer el resultado.