¿A quién pertenece la escultura: al escultor o al dueño del mármol?

Esta es la primera pregunta que hube de responder cuando inicié mis estudios de derecho; fue la primera pregunta de mi primer examen de derecho romano y debe de ser por eso que no la he olvidado casi treinta años después.

La verdad es que la pregunta admitía -y admite- respuestas diferentes, pero, como intuí que mi profesor quería saber si entendíamos lo que era la “especificación”, yo respondí sin dudar que la escultura era propiedad del escultor en virtud de la mencionada “especificación”. Seguir leyendo “¿A quién pertenece la escultura: al escultor o al dueño del mármol?”