Mujer Valiente

Mujer Valiente

Para la caballería de los Estados Unidos aquella fue solo «La Batalla de Rosebud» pero, para la Nación Cheyenne, aquella fue «La Batalla en que la Muchacha salvó a su Hermano».

Mujer Valiente (Brave woman) fue una india Cheyenne que se hizo famosa al cargar sola con su caballo en medio de la batalla para rescatar a su hermano herido. Su intrépida acción enardeció a sus compañeros de armas y la Nación Cheyenne derrotó aquel día al ejército de los Estados Unidos.

Mujer Valiente peleó poco después junto a su marido en la batalla de «Little Big Horn» donde los indios derrotaron al Séptimo de Caballería de los Estados Unidos cuando este pretendía masacrar a mujeres, viejos y niños indefensos; una batalla inmortalizada desde el falseado punto de vista estadounidonse en el film “Murieron con las botas puestas”.

La tradición oral de los Cheyennes, conocida recientemente, atribuye a Mujer Valiente el haber propinado el golpe que descabalgó al General Custer durante la batalla.

La que ven arriba es la foto de Mujer Valiente y, mirándola, trató de averiguar en su rostro cuánto hubo de padecer este ser humano para tener que verse obligada a enfrentarse al hombre blanco con tal desprecio de su vida.

Mujer Valiente murió en Montana en Mayo de 1879 a causa de la difteria que le había contagiado el hombre blanco.

La maldita tercera persona del plural.

La maldita tercera persona del plural.

Cuando escribo sobre los aspectos innatamente altruistas y morales del hombre y de los primates superiores, mi amigo Miguel, bastante menos optimista que yo respecto a las bondades de la naturaleza humana, suele recordarme la existencia de la guerra como contraejemplo demostrativo de la maldad evidente del homo llamado sapiens. Suelo objetarle que la guerra no es sólo ejemplo de maldad y escenario de atrocidades, sino que en ella se encuentran también perfectamente ilustradas algunas de las mayores virtudes del ser humano: Heroísmo, abnegación, sacrificio, camaradería… ejemplos supremos, suelo decirle, de altruismo y generosidad. Claro es que tal argumento no me convence ni a mí pues ¿cómo pueden esas acciones borrar el horror que causan las carnicerías provocadas por las guerras?

Resulta chocante como, todo ese altruismo y voluntad de servicio que ponemos a disposición de “los nuestros” (nosotros) se convierte en salvaje instinto homicida cuando hablamos de “los otros” (ellos).

Basta con señalar a un grupo como distinto de nosotros, incluso usando los criterios más estúpidamente pueriles, para obtener el caldo de cultivo en que hacer crecer la violencia. Los políticos saben esto y lo usan eficazmente para azuzar reivindicaciones de todo tipo. Aquel capaz de establecer el criterio que determine quienes somos “nosotros” y quienes son “ellos” acabará mandándonos contra “ellos” tarde o temprano. Como reflexionaba Estanislao en mi anterior post “Homo homini lupus” cuando Plauto escribió esa frase en la “asinaria” no dijo estrictamente que el hombre fuese un lobo para el hombre, sino un lobo sólo para aquellos hombres que le eran desconocidos; es decir, era un lobo para “ellos” para los integrantes de la maldita tercera persona del plural.

La guerra ha sido una actividad común a todos los grupos humanos desde la noche de los tiempos. Es bien conocida la crueldad de algunas especies de simios (singularmente los chimpancés) para con sus congéneres, y no parece sino que la guerra hubiese acompañado al homo sapiens desde sus primeros estadios evolutivos, de tal forma que estuviese escrita en su ADN. Hoy he tenido ocasión de leer un trabajo publicado por la Universidad de Oxford que ilustra sobre la crueldad de que es capaz el ser humano incluso en los estadios más primitivos de civilización. Algunos de los datos que ofrece, por sorprendentes, merecen un capítulo aparte

Seguir leyendo “La maldita tercera persona del plural.”