«Nada más y muchas gracias»

Concluye la tarde y me viene a la cabeza aquella plegaria que, según Kipling, rezaban los marineros fenicios cuando iban a morir y que analizaba Borges con tanta brillantez.

«Madre de Carthago, devuelvo el remo.»

Eran hombres de esos para quienes lo importante no es vivir sino navegar; gente para quien la vida era remar y a la hora de la muerte devolvían a Elisa —la reina madre de los carthagineses— la razón de vivir que les dio esta.

Y mientras pienso en esto recuerdo a muchos compañeros que conocí y que ya no están y pienso si, como los viejos marineros fenicios, a la hora del final no concluyeron con esa oración, acaso no sólo gramatical, con la que damos las gracias al acabar nuestro trabajo.

«Esto es todo, señoría, nada más y muchas gracias».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s