Sé amigo de tu enemigo

Lo único cierto, como intuyó Heráclito, es el cambio; «natura non facit saltus» nos dijo por su parte Gottfried Leibniz y es verdad, pues, como demostraron Darwin y sus seguidores, en la naturaleza no hay creación sino evolución.

Por eso es bueno saber que ningún pensamiento humano aparece de la nada y que ni siquiera las religiones aparecen «ex nihilo», sino que son hijas de otras religiones que gobernaron las vidas de las personas y evolucionaron en otras generaciones de personas.

Hoy, leyendo un texto moral acadio dos mil doscientos años anterior a Jesucristo, me he encontrado con el siguiente pasaje:

«No devuelvas el mal a tu adversario; paga con bondad al que te hace mal, haz justicia a tu enemigo. Sé amigo de tu enemigo.»

«Sé amigo de tu enemigo», no es en casi nada diferente del «ama a tu enemigo» y el «paga con bondad al que te hace mal»; parece incluso estar un punto más allá del «poner la otra mejilla» que se contiene en unos textos dos mil doscientos años posteriores y que, sin duda, conoces bien.

«Nihil novum sub solem» o, como dijo Salomón, nadie descubre nada nuevo, sólo recuerda algo que, antes, olvidó.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s